Comunicación corporativa

reputación social corporativa

La comunicación corporativa es esencial para gestionar de forma correcta los activos tangibles e intangibles de una marca, que es la imagen de la empresa que determinará el posicionamiento en la mente de los consumidores del grupo de productos asociados a esa marca y la percepción que estos tendrán de los mismos. La correcta gestión de la comunicación corporativa será imprescindible para incentivar las ventas y condicionará el éxito o fracaso de un prodcuto en el mercado.

 

La responsabilidad social corporativa es la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido.

 

Nuestros servicios en este área son los siguientes:

1.-Estrategia de comunicación integral

2.-Planificación, diseño y estrategia de la reputación corprorativa

3.-Reputación corporativa: reconocimiento que hacen del comportamiento de una empresa sus grupos de interés estratégico. (reputación corporativa, RSC (responsabilidad social corporativa, marca y cultura corporativa.)

4.-Evalucación y gestión de la imagen y la identidad corporativa

5.- Evaluación y gestión de la comunicación interna: comunicación con los stakeholders de la emrpesa

6.- Evaluación de la gestón de la comunicación externa: Comunicación con los stakeholders externos de la empresa, gabinete de prensa, notas de prensa, gestión de crisis,etc.....

7.-Investigaciones de productos, campañas, líderes poíticos, líderes sociales y líderes empresariales.

8.-Eventos corporativos

9.-Gabinete de prensa

10.- Gestión de crisis

11.- Reputación online a través de resdes sociales

12.- Relaciones públicas

 

La importancia de la Reputación social corporativa:

Hace unos días, Leslie Gaines-Ross, directora de estrategia reputacional en Weber Shandwick, nos presentaba en The Huffington Post las últimas tendencias a nivel de Reputación Corporativa a tener en cuenta:

1. Los CEO deberán ser los principales guardianes de la reputación corporativa. Según las investigaciones, que recientemente hemos comentado en este blog, casi la mitad de la reputación de una empresa sigue siendo atribuible a su CEO. Dado que la probabilidad de que una empresa experimente una crisis es cada vez más elevada, “una respuesta oportuna, sensible y directa” por parte del director general inspirará confianza y credibilidad

2. La reputación interna será fundamental. Los empleados ayudan a construir una reputación favorable cuando están comprometidos y satisfechos con la organización, así como existe una comunicación bidireccional en la compañía. Trabajar sobre estas áreas será cada vez más importante, sobretodo por el impacto que tiene sobre los principales indicadores del negocio.

3. Las crisis reputacionales no se podrán pasar por alto. Como apunta Gaines-Ross, normalmente las compañías piensan que su reputación ha sido injustamente dañada. Sin embargo, la mayoría de las crisis son promovidas por la propia empresa y se podrían haber evitado si se hubiera estado alerta a los primeros síntomas. Por ello, este año más empresas se aprovecharán de las últimas tecnologías con el fin de construir mejores sistemas para la gestión y mitigación del riesgo reputacional, así como la identificación de vulnerabilidades.

4. La objetivación de la reputación tendrá un mayor peso. Las empresas buscarán cada vez más fórmulas para medir objetivamente su reputación. Sin embargo, la preocupación por las cifras puede no proporcionar una visión completa de un activo multidimensional y basado en las percepciones como es la reputación.

5. La reputación corporativa y la marca serán inseparables. Casi 9 de cada 10 directivos creen que una reputación corporativa fuerte es tan importante como una marca de producto/servicio fuerte. Encontrar el equilibrio adecuado será una prioridad para la empresa este 2013.

7. La reputación se redefinirá en base a los cambios sociales y políticos. Estamos empezando a ver como la reputación de la empresa se está adaptando cada vez más a lo que está sucediendo en la sociedad civil y el ámbito político. Las preocupaciones socio-políticas y las organizacionales se fusionarán cada vez más y ello no podrá ser obviado en la construcción y el mantenimiento de la reputación corporativa.

8. Gestionar la reputación en las redes sociales tomará un mayor peso. Las empresas que sean verdaderamente sociales, que comprometan a sus directivos, empleados, clientes y partners en auténticas conversaciones en las redes sociales serán reconocidas como los nuevos líderes empresariales. La figura del CEO social será la próxima novedad. De momento, el punto de partida deja un poco que desear: un estudio de IBM (2012) realizado entre los CEO de 64 países y 18 sectores, pone de manifiesto que sólo el 16 por ciento de ellos participó en los medios sociales.